'Y si dejamos nuestro trabajo estable.

la que era la ciudad definitiva con las

personas definitivas, y nuestra casa.

Dejamos de comprometernos, casarnos,

tener la parejita y el perro. 

Y si dejamos de ahorrar? De pensar dónde estará más seguro mi dinero, que ahora no toca gastar.

Dejamos de cobrar las doce mensualidades y las vacaciones en agosto.

Y si dejamos de madrugar un lunes. De hacer la maleta de los viernes y el vermut de los domingos.

Dejamos la peli del fin de semana, la comida con la familia y la desconexión

de los días. 

Y si dejamos la escapada de puente, madrugar para no coger atasco y el paraguas por si acaso. 

Dejamos de celebrar la Navidad con regalos, la llegada de los Reyes Magos, y el "esta va a ser la mejor noche de fin de año".

¿Y si dejamos de ser tan felices?

BURGER KING