Viajémonos.

Como lo hacen ellos.

Los que no paran de hacerlo,

de un lado para otro.

Sin parar.

Porque quiero conocerte.

Porque puede que me esté

perdiendo mucho,

o puede que nada. 

Viajémonos.

Para querernos.

Para querer volver

a mi montaña,

o a mi mar.

O puede que no quiera

a ninguno de los dos. 

Viajémonos.

Para poder decir la verdad. 

Para saber dónde quiero ser.

O tal vez, soy ahora, justo aquí. 

Viajémonos para saber decir

"noes" cuando no me apetezca,

y "síes" cuando tenga miedo.

O quizás lo diga bien.

Viajémonos por miedo.

Para no quedarte,

o para dejarte solo

cuando quiera. 

Porque no puedo

sentirte todos los días.

Viajémonos.

Para escucharte más

y hablar menos.

Que no estar callado.

Para no esperar a que llegue.

Y cuando llega

vivir que ha llegado,

y no recordar

cuando estaba llegando. 

Viajémonos.

Hasta decir basta

y empezar de nuevo.

Porque a veces,

decirlo nos puede ayudar.

Viajémonos. Para empezar a viajar.

Como lo hacen ellos.

Los que no paran de hacerlo.

Sin parar.

BURGER KING